Para realizar esta receta para 6 comensales (salen unos 25 buñuelos) necesitaremos los siguientes ingredientes:

– 125 gramos de harina.
– 25 gramos de mantequilla.
– 1 pellizco de sal.
– 1 1/4 vaso de agua.
– 4 huevos.
– 150 gramos de queso gruyere rallado.
– 1 litro de aceite.

La salsa de tomate la podemos preparar nosotros o comprarla hecha, en cuyo caso la calentaremos y serviremos en una salsera a parte; pondremos en un cazo el agua, la mantequilla y la sal a cocer.

Cuando rompa el hervor, añadiremos de golpe la harina dando rápidamente vueltas con una cuchara de madera hasta que la masa se desprenda de las paredes.

Retiraremos del fuego y dejaremos enfriar unos 5 minutos dando vueltas a la masa, añadiremos 1 huevo sin batir y cuando este bien incorporado añadiremos otro; así hasta completar los 4.

Agregaremos entonces el queso recién rallado y lo incorporaremos bien, dejaremos reposar la masa durante un par de horas; en una sartén amplia y honda pondremos a calentar el aceite y cuando esta esté poco caliente echamos un poco de masa con una cuchara de café.

La masa no debe bajar al fondo del aceite y no debemos poner muchos buñuelos a la vez, ya que aumentan bastante y conviene que se frían con holgura; vamos calentando el aceite despacio y cuando suben a la superficie deben estar bien inflados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here