Para realizar esta masa necesitaremos un molde de unos 25 centímetros de diámetro y los ingredientes para realizarla son:

– 1 yema de huevo.
– 200 gramos de harina.
– Harina para espolvorear el mármol.
– 80 gramos de mantequilla.
– 1 cucharada sopera de aceite de cacahuete o de oliva fino.
– 1 vaso (de los de vino) más o menos de agua fría.
– Un pellizco de sal.
– 1 cucharada (de café) de azúcar.
– Mantequilla para el molde.

Ponemos la harina en una ensaladera, la espolvoreamos con un pellizco de sal y el azúcar, añadimos la mantequilla blanda en trocitos como avellanas y la yema; con la punta de los dedos se tritura esto lo menos posible, formando una especie de serrín grueso.

Entonces se va echando poco a poco (por ejemplo, en tres veces) el agua.

Espolvoreamos en el mármol o la mesa y echamos la masa para amasarla un poco y formamos una bola grande, ponemos ésta en un sitio fresco tapada con un tazón o envuelta en papel de plata, dejándola reposar por lo menos 3 horas; pudiéndola preparar con anticipación si queremos.

Al ir a hacerla, espolvoreamos la harina en la mesa y extendemos la masa con un rollo pastelero.

Trasladamos la masa al molde previamente untado con un poco de mantequilla, recortamos los bordes que sobren y pinchamos el fondo en varios sitios con un tenedor para que no se formen pompas.

Ponemos a cocinar a horno medio unos 10 o 15 minutos y rellenarla después a medio cocer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here